Jueves, 30 de noviembre de 2006
Por J. Manuel Areces

Imagen

No podr? olvidar por muchos a?os que pasen la mirada de Mar?a San Gil y la expresi?n del verdugo Txapote, durante el juicio por el asesinato de Gregorio Ord??ez.

Imagen

Muchos meses ha tenido que sufrir Mar?a al ver como ese sindicalista del crimen separatista vasco se re?a de sus victimas ante las c?maras, como hablaba con su compa?era en el asesinato de Miguel Angel Blanco como si el juicio no fuera con ellos, como despreciaba a jueces y fiscales, como hac?a muestra de su falsa gallard?a.

Imagen

La dirigente 'popular' relat? c?mo crey? que se trataba de una 'broma macabra' cuando vio que una pistola apuntaba la nuca de su compa?ero. Segundos despu?s, ca?a muerto. 'Txapote' acumula ya condenas por 180 a?os de c?rcel en Espa?a, est? pendiente de tres nuevas sentencias y ser? devuelto a Francia el pr?ximo d?a 15 de diciembre, donde debe permanecer otros seis a?os encarcelado.

San Gil, entonces secretaria personal de Ord??ez, com?a frente al teniente de alcalde, en una mesa del restaurante donostiarra 'La cepa', cuando, sobre las tres y media de la tarde, un terrorista entr? en el local y le quit? la vida. 'Fue un segundo -declar?-. Vi la pistola en la nuca de Gregorio y pens?: 'Menuda broma macabra! Era impensable. Pero, inmediatamente, la cara de Gregorio se desfigur? por completo'.

El asesino etarra Txapote se ha quedado clavado y ha tenido que bajar los ojos y la cerviz ante la mirada valiente, desafiante, cargada de indignaci?n que le ha dirigido Mar?a San Gil. Una mirada puede tener mucho que decir, y la mirada de Mar?a le ha dicho al asesino que no tiene miedo, que no piensa abandonar, que va a seguir luchando por la libertad de los ciudadanos vascos, Mar?a le ha dicho que ETA perder?.

Del mismo modo que esa misma mujer tuvo que mirar al etarra el d?a que colocaba la pistola tras la nuca del inolvidable Gregorio Ord??ez, hoy Mar?a ha podido devolver la mirada con orgullo, traspasando el fr?o cristal antibalas que en esta ocasi?n no pudo proteger al asesino, hoy ya no hay chanzas ni risas, Txapote no ha podido mantenerse firme ante la mirada de una de las mujeres de raza que nos ha dado la pol?tica vasca, no ha aguantado el tipo. Dicen que el tiempo nos pondr? a todos en nuestro lugar, y desde luego los dioses han sido magn?nimos con San Gil, d?ndole la oportunidad de vivir para poder mirar a la cara al asesino de su compa?ero y poder contribuir a meterlo entre rejas.

Ante situaciones como esta no podemos olvidar que las v?ctimas, m?s que nunca necesitan memoria, dignidad y justicia. Los carniceros etarras no pueden salir de la c?rcel la paz no precisa de los atajos facilotes del ilusionista Zapatero. La paz solo se puede construir desde la derrota y el encarcelamiento de los malhechores. Los asesinos no pueden salir a la calle mientras haya victimas que han tenido que sufrir un calvario de por vida, Zapatero no tiene derecho a erigirse en adalid de una paz no deseada por el conjunto de las sociedad y unos pocos, nuestras victimas, que son un ejemplos, claros, firmes y perennes de c?mo se debe convivir y actuar en democracia.

Si existen leyes est?n para cumplirlas, si existen c?rceles son para los asesinos, cada cual tiene su lugar en democracia, y cada cual, por tanto, ha de ser responsable de sus actos, no hay amnist?as, ni acercamientos, ni enjuagues pol?ticos que valgan en nuestro sistema; solo est?n las reglas del juego que hemos aceptado la mayor?a, y por tanto un solo terreno donde trabajar, lo dem?s queda fuera de la ley.
Publicado por man1968 @ 18:39
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios