S?bado, 19 de agosto de 2006
Por Jos? Manuel Areces

Imagen

Nuestros pol?ticos tienden a ver el futuro en plazos no superiores a cuatro a?os, lo que suceda mas all? no resulta de su inter?s, su trabajo est? en el corto plazo y la medida de dichos intereses se centra en obtener m?s y m?s votos para continuar en el poder. Esta visi?n tan pr?ctica de su vida profesional contrasta con los intereses generales. As?, Espa?a permanecer? en el futuro a pesar de sus pol?ticos, pero precisa que estos , por mandato popular, construyan con una visi?n a mayor plazo, de esta manera se engrandece a una naci?n. Esta visi?n que aporto puede parecer un tanto idealista, pero todos sabemos, llegados a un punto de nuestra vida, lo que da buenos y malos resultados, que para recoger hay que sembrar, y que cierto amor a la patria no desentona con la realpolitik.

Imagen

En estos d?as estamos viendo los efectos desastrosos de la pol?ticas cortoplazistas de hace tan solo dos a?os. La ley de inmigraci?n, y el foll?n creado por el ministro Caldera, entregando papeles a tutti plen para legalizar inmigrantes, ha generado un efecto llamada tan brutal como nunca se ha visto en este pa?s. Solo basta con abrir cualquier peri?dico (incluido el pa?s) para ver las avalanchas de cayucos que llegan a las costas de Canarias. La situaci?n se ha vuelto insostenible, y el gobierno calla. Jugar ante el electorado con el sufrimiento ajeno siempre fue una especialidad de la izquierda en su af?n por mostrar un perfil solidario, pero traicionar a dichas masas tambi?n ha sido otra caracter?stica propia de ellos, solo basta ver el caso de los saharauis, abandonados por este gobierno en manos del dictador Mohamed VI, satisfaciendo de esta manera los oscuros intereses de marroqu?es y franceses.

De poco sirve lanzar una mirada a la historia, o al menos a nuestro entorno, los pol?ticos se mueven por instinto y cejan permanentemente en su responsabilidad ante la historia, si pierden; pues que el que llegu,e que se haga cargo del marr?n. Recientemente podemos observar un salto m?s en esta loca y ciega carrera de la pol?tica profesional made in spain, es el caso de la propuesta que se est? estudiando para permitir el voto de los extranjeros en las elecciones municipales y auton?micas. Parece que todos los partidos se disputar?n dicho voto con tal de ganar m?s poder, y esto merece una reflexi?n sobre las consecuencias a largo plazo.

Imagen

Lancemos nuestra a mirada alrededor, y veamos lo que sucede en otros pa?ses de nuestro entorno, con mayor tradici?n en la acogida de inmigrantes. En Francia a?n humean los rescoldos de las recientes batallas campales habidas en los extrarradios parisinos. Miles de hijos de inmigrantes, nacionales franceses, levantando sus iras contra el estado. En Inglaterra se sufre el atentado del 7-J, en Londres, y lo perpetran hijos de pakistan?es nacidos en las islas brit?nicas. M?s recientemente se ha frustrado otro atentado por parte de ingleses del mismo origen, entrenados en el norte de la isla, y financiados con fondos recogidos por mezquitas brit?nicas, todo queda en casa. Hace un par de d?as el lobby isl?mico, de nacionalidad brit?nica, se atreve a exigir al primer ministro Blair, que var?e su pol?tica exterior respecto a Iraq e Israel. No olvidemos el reciente esc?ndalo de las vi?etas de Al?.

Voy a tocar un tema espinoso, como es la religi?n y el origen de los inmigrantes, pero entiendo que las muestras precedentes dan que pensar. A riesgo de ser tratado como racista por los pol?ticamente correctos debo se?alar que las coincidencias que se establecen son preocupantes y que debemos empezar a discriminar entre inmigrantes seg?n su confesi?n y origen. Vivimos en occidente, procedemos de una cultura que es tratada por el Islam como sat?nica. Resulta que somos el enemigo de todos los creyentes en Al? y representamos para ellos los peores valores, lo m?s ofensivo para un buen musulm?n, la corrupci?n en estado puro. Sin embargo nuestros gobiernos se deshacen en parabienes, en un vano intento, de transformar a personas cuya fe es m?s fuerte que los supuestos valores de sus gobernantes: Craso error. Disfrutamos con nuestra civilizaci?n y con el sistema pol?tico que nos hemos dado, aqu? hay libertad de confesi?n y cualquiera que se acerque a nuestras costas debe aceptar las reglas del juego, pero no es as?. Solo tenemos que dar un paseo por algunos barrios madrile?os para observar los guetos que se est?n creando los propios musulmanes, ellos desean nuestro dinero, un puesto de trabajo, pero vivir seg?n sus costumbres, no pretenden adaptarse. Los casos Franc?s y Brit?nico hablan por si solos; un salto generacional no ha servido de nada y la integraci?n es ficticia, de hecho somos nosotros los que debemos adaptarnos a nuestros visitantes.

Imagen

Si nuestros pol?ticos dan a los inmigrantes, especialmente los musulmanes el derecho al voto, puede que consigan a corto plazo los resultados deseados, pero a largo estos crearan sus propios partidos y lobbys, pretender?n, ampar?ndose en su unidad, lograr concesiones para su comunidad, y debido a las enormes diferencias que nos separan, a su negativa a aceptar nuestros valores y sistema de vida, nos encontraremos con un problema en nuestro propio territorio. Parece que nuestro gobierno, y la clase pol?tica en general, no aciertan a ver m?s all? de su propio medro. Una cosa es la solidaridad, los valores cristianos, la hospitalidad, y otra es la estupidez y la estrechez de miras. Los musulmanes espa?oles, crear?n sus propios partidos y sindicatos, tendr?n sus propios representantes electos, y nosotros nos encontraremos con un problema de dif?cil soluci?n. Mientras est?pidos como Llamazares o Zapatero nos llaman racistas, est?n sembrando los problemas del futuro. Esto no es una cuesti?n racial, sino una guerra de religiones, y una disputa de formas de ver el mundo. Los mismos que estrechan el cerco a la iglesia cat?lica en pro del laicismo, abren mezquitas y espacios a la sociedad teocr?tica, esto es un sinsentido.

El presidente argelino Huari Bumedian, dec?a prof?ticamente: Un d?a millones de hombres abandonar?n el hemisferio sur para irrumpir en el hemisferio norte. Y no lo har?n precisamente como amigos. Porque ir?n a conquistarlo. Y lo conquistar?n pobl?ndolo con sus hijos. Ser? el vientre de nuestras mujeres el que nos de la victoria.

A?n estamos a tiempo de meditar sobre estas cuestiones y de tomar medidas, no me opongo a la inmigraci?n si es controlada, es decir; legal y con una selecci?n de los pueblos que acogemos. No podemos meter en la misma olla de votantes a Hispanos, eslavos o musulmanes, esto es un error cuyas consecuencias estamos viendo en nuestro entorno m?s inmediato.De lo contrario, el tan odiado racismo, y nuestros peores valores, surgir?n entre la sociedad futura como reacci?n defensiva al problema que hoy todos estamos permitiendo.
Publicado por man1968 @ 11:20
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios