Viernes, 12 de mayo de 2006
Por J. Manuel Areces

Imagen

Nadie advirti? a Zapatero, en el momento de la jura de su cargo como Presidente, que los momentos de gloria son breves, su cel?rica llegada al poder, por accidente, deslumbr? a este chico de provincias como a otros que, por caprichos del azar, subieron hasta altas cumbres pero no gozaron de las habilidades para mantenerse en las alturas.

Como el aprendiz de brujo, Zapatero trabaj? entre probetas, matraces y mixturas, en el laboratorio de Moncloa, para crear el estado de su imaginaci?n, nadie le advirti?, una vez m?s, que los experimentos con gaseosa se deben hacer. La poderosa posici?n alcanzada, las alabanzas, el abrazo de la multitud mendicante de compa?eros partidarios, nubl? la conciencia del Presidente, fascin? su imaginaci?n, y le hizo creerse el elegido de los dioses para la restauraci?n de la rep?blica. Y as? persiguiendo sombras, pasaron los d?as entre experimentos, en medio de un permanente espect?culo de artificios, luces y sombras. No por mucho correr, antes se llega al destino; de esta manera debieron advertirle.

El momento ha llegado para conocer el verdadero talante, las habilidades y el conocimiento adquirido por el Presidente, pues el castillo de naipes de la gran transformaci?n nacional comienza a caerse. Atr?s quedan los d?as de vino y rosas, las chanzas por la derrota pepera, las celebraciones republicanas, el luto por el abuelo perdido, los pactos del Tinell, los estatutos nacionalistas, los reformismos sexuales, las reformitas laborales. Fumum et umbra, humo y sombras, ni tan siquiera la amistad con Evo Morales ha sido duradera.

Hoy, sentado entre las sombras de la Moncloa, Zapatero tiene que sentirse muy solo y decepcionado. El destino es caprichoso, tan pronto nos lleva por mares mansos, como nos sumerge en medio de una tempestad. El poder de Eolo ha desatado toda su c?lera sobre el aprendiz de brujo, Vulcano arremete contra la econom?a y acelera la inflacci?n, Venus mira a otra parte y los aliados en enemigos se convierten, y Marte ceba las pistolas de los etarras desconfiados.

?Qu? queda de la revoluci?n?. Dos a?os de experimentos se saldan con la divisi?n pol?tica del antes irrompible pacto del Tinell. El estatut hace aguas por los cuatro costados. ERC promete venganza, y sus aliados filoetarras, ante la ca?da del govern catal?n, desconf?an de los poderes reales del Presidente por cumplir sus promesas secretas. Los Navarros se alzan en defensa de sus fueros. Los jueces sentencian contra sus persecuciones pol?ticas. La naci?n se manifiesta en las calles y el parlamento hierve. Las celebraciones por una rep?blica fenecida han pasado de puntillas, no han sacado a la masa proletaria a las calles, pues la masa solo protesta por sus ahorros perdidos. Los dioses han abandonado a Zapatero. Y de sus experimentos solo humo y sombras quedar?n. Camel?t ha caido, el sue?o de una noche de marzo se desvanece, porque al fin y al cabo, los sue?os; solo sue?os son.

Dos a?os de desgobierno, de prisas, de inconsciencia, est?n sumando a Espa?a en el caos. El pueblo soberano no necesita m?s que mirar a su bolsillo maltrecho, al lamentable espect?culo de una clase pol?tica de sainete, a la inestabilidad de nuestras relaciones internacionales, y a la arbitrariedad de un gobierno totalitario, para dar la espalda a tanta locura. Gracias a los dioses, Espa?a, muy a pesar de sus pol?ticos sigue ah?, con sus desgracias y sus glorias.

El poder de un gobierno profundamente irresponsable no ha podido con una historia de siglos, ni con la verdad. Se demuestra que el destino est? con el pueblo y no con los gobernantes que le dan la espalda. Libertad y revoluci?n, hoy, en la Espa?a constitucional, son conceptos antag?nicos, el personal no est? para experimentos que alteren nuestra bien ganada paz. Dos a?os le restan a Zapatero para enmendarse, o cavarse su tumba pol?tica, entre el descr?dito y el olvido de la historia y de una naci?n a la que hoy por hoy no merece gobernar.
Publicado por man1968 @ 11:18
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios