Jueves, 20 de abril de 2006
Imagen

Jos? Manuel Areces Avila

Atr?s quedan los versos de Quevedo, las estrofas de Lope, los cantos de Garc?a Serrano, de tantos: todos por ti; bella entre las m?s bellas, tierra de mis amores, solar de mis mayores, memoria de mi vida. Hoy est?s olvidada, yerma y abandonada por demod?.

Imagen

Si, pues mentar tu nombre; es oprobio fascista, declarar tu realidad; anatema de progres, mentar tu real historia; es rubor y verg?enza para historiadores de carn? encarnado, engordados con el salario de este mal gobierno.



Los vascongados hoy te llaman "El Estado", los errantes de la izquierda comunista, "El Pa?s", los emboscados del socialismo internacional, "comunidad de naciones". Yo pienso que es miedo: pues tu solo nombre temor y respeto impone, cuando es pronunciado, como tus tercios lo hicieron all? donde plantaban sus picas y formaban en cuadro.



Antes fueron los britanos, los gabachos, los herejes flamencos y el moro; tus enemigos. ?Hay de ti!. Hoy tus enemigos se resguardan en los esca?os de ese senado y aquel parlamento en el que tu nombre era gloria y tu imagen se guardaba con celo fiel y venerado respeto.

Imagen

S?lo te queda el pueblo, tu pueblo, la esencia y la verdad; la realidad nacional, pues tu eres nosotros y nosotros somos tu. M?gica simbiosis de unas tierras y sus pobladores, de la memoria viva de nuestros lares y la historia que a golpe de pico y azada, de revoluci?n y sablazo, vamos forjando.



Pues es lo que tus enemigos m?s temen; ya que ni rescribiendo mil veces nuestra historia, pueden borrar tu memoria, pues no puede separarse el alma de la carne. Los hechos son tozudos. T? eres el alma, tu pueblo es tu carne.



Exhortar tu nombre en breve; ser? ejercicio clandestino, solo en susurros podremos mentarte los que nos sabemos parte de ti. Pues en tu solar reside el alma inmortal de tu pueblo, de mi tierra, de nuestras familias: eres nuestra identidad.



Sobre tu tierra di mis primeros pasos, tuve mis primeros amores. Tus aguas me quitaron la sed, tus campos me saciaron el hambre, y como yo; millones. Legiones de mis ancestros han hecho f?rtil tu suelo con su sangre y el sudor de su labor.



Hoy te quieren dar por enterrada, cuando no est?s a?n fenecida. ?C?mo osan?. ?Qu? mortal puede firmar tu defunci?n?. Los que son mortales nada pueden contra ti, s?lo contra tu pueblo, pues tu eres inmortal, eres nuestra memoria, la fe de nuestra existencia y la muestra perenne de nuestra identidad colectiva.


Imagen

Recuerdo aquellos versos que el poeta te leg?:



Un godo, que una cueva en la monta?a

guard?, pudo cobrar las dos Castillas;

del Betis y Genil las dos orillas

los herederos de tan grande haza?a.



A Navarra te dio justicia y ma?a,

Y un casamiento en Arag?n las sillas

con que a Sicilia y N?poles humillas,

y a quien Mil?n espl?ndida acompa?a.



Muerte infeliz en Portugal arbola

tus Castillos; Col?n pas? los godos

al ignorado cerco de esta bola.



Y es m?s f?cil, ?oh Espa?a!, en muchos modos,

que lo que a todos le quitaste sola,

te puedan a ti sola quitar todos.



A ti Espa?a, pen?nsula f?rtil y dorada, solar de mis mayores, tierra querida y desamparada, ?qui?n puede negarte hoy?. Presente, pasado y futuro de generaciones; en nada la vil firma de unos malos gobernantes te puede ocultar, ni el nombre, ni el apellido, ni la gloria de tu dorada historia. La honra no te pueden arrebatar.

Imagen

En esta hora oscura de torpe conspiraci?n, s?lo el grito de tu nombre, puede, tapar mil y una felon?as, pues has visto m?s males que cualquier mortal; y sigues presente. Tu que viste perder a miles de tus banderas, a los muslimes cabalgar sobre tus tierras, a tus flotas naufragar y las llamas arrasar tus campos; sigues presente.



Malos gobernantes has alumbrado, indignos de tu gloria, pues esa gloria solo y siempre tu pueblo para ti la ha conquistado; desnudo, sin calzado, desarrapado, con peores armas y mal alimentado; pero siempre triunfante a?n en la m?s amarga de las derrotas. Con la honra del saberse Espa?ol.



Para tu pueblo; las palabras del cantar:



Dios, que buen vasallo si obiera buen se?or...



Y para ti el grito del buen soldado espa?ol:



Santiago, y cierra Espa?a...
Publicado por man1968 @ 15:42
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios