S?bado, 08 de abril de 2006
Imagen

`Dar la mano a ETA es casi una traici?n?
Considerado uno de los hispanistas contempor?neos m?s destacados, especialista en la ?poca m?s traum?tica de la historia de Espa?a, Stanley G. Payne es catedr?tico de Historia Contempor?nea en la Universidad de Wisconsin-Madison (Estados Unidos). Acaba de presentar ?El colapso de la Rep?blica? (La Esfera), en el que reparte responsabilidades a la izquierda adem?s de a la derecha. Con el mismo esp?ritu se mete en la pol?tica espa?ola actual, y critica la l?nea antiterrorista del Gobierno Zapatero.


Cu?les son las conclusiones de ?El colapso de la Rep?blica?, el libro que acaba de presentar, su ?ltima obra?

?Analizo especialmente los ?ltimos seis meses, con un proceso revolucionario abierto que sirvi? de acicate para el fin de la Rep?blica y de la sublevaci?n. Y ello junto con la peculiar pol?tica de Aza?a y de Casares Quiroga, que no s?lo se negaron a controlar a los revolucionarios, sino que les dieron alas para seguir actuando. As? fue imposible regresar a la legalidad republicana. Casi hubo una pol?tica de provocaci?n por parte del Gobierno, cuyo fin era incitar a la sublevaci?n militar sin querer frenarla, pensando que ser?a m?s f?cil tener la situaci?n despejada.


Imagen

??El punto de inflexi?n?

?El primer punto de inflexi?n que sufre la Rep?blica es la injerencia constante del presidente Alcal? Zamora en los hechos de gobierno y en el funcionamiento del sistema parlamentario. Cuando, por ejemplo, retir? la confianza a Aza?a en el verano de 1933, fue la primera se?al de que el sistema basado en la doble legitimidad no era bueno. Pero el punto de inflexi?n absoluto fue el asesinato de Calvo Sotelo y la falta de respuesta del Gobierno al mismo.

??Qui?nes fueron los m?ximos responsables?

?Los movimientos revolucionarios izquierdistas y las derechas, que en su objetivo final no aceptaban la democracia parlamentaria, fueron elementos de choque que hicieron imposible la Rep?blica. Pero los m?ximos responsables fueron los que detentaron el poder; Alcal? Zamora y Aza?a, porque no actuaron eficazmente para controlar el proceso de los ?ltimos meses. Aunque se puede decir, naturalmente, que los responsables son los militares que se sublevaron.

?Tambi?n hab?a polarizaci?n y grandes procesos revolucionarios en varios pa?ses europeos.

?Lo que es peculiar en Espa?a es la fuerza de los movimientos revolucionarios y la fragmentaci?n pol?tica, que fue mayor que en otros pa?ses y, para colmo, tambi?n la fragmentaci?n del propio Ej?rcito, que no estaba unido en t?rminos pol?ticos. En otro pa?s, ante un caso de crisis m?xima como la que se estaba dando en Espa?a, hubiera intervenido el Ej?rcito imponiendo una dictadura militar, un control autoritario. En Espa?a, la divisi?n del Ej?rcito reflej? tambi?n la divisi?n del pa?s. Por eso no triunf? el golpe y la sublevaci?n deriv? en guerra civil.

??C?mo se explica que Franco defendiera la legalidad republicana en octubre de 1934 y finalmente se sublevara en julio del 36?

?Por sorprendente que parezca, hasta julio del 36 Franco hab?a respetado m?s la legalidad republicana que Manuel Aza?a, que intent? en varias ocasiones formar gobiernos extraparlamentarios o que no se reconocieran los resultados de las elecciones de 1933. Quienes hab?an hecho las leyes no estaban dispuestos a aceptarlas si no les beneficiaba o favorec?a su aplicaci?n. Franco, incluso en su carta a Casares Quiroga de mediados de junio de 1936, intent? apoyar la legalidad republicana. Cambi? definitivamente tras conocer la noticia del asesinato de Calvo Sotelo.

Imagen

??Fueron leales con la Rep?blica los partidos nacionalistas?

?El PNV no ten?a mucha importancia, ni tampoco ninguna lealtad a la Rep?blica. En cuanto a Catalu?a, siempre ha habido dos tipos de catalanismo: uno moderado, la Lliga de Camb?, que fue muy leal con la Rep?blica y una de las fuerzas pol?ticas m?s constructivas, y otro radical, la Esquerra de Companys, que siempre fue m?s leal con las izquierdas.

?Salvando las distancias, es algo similar a lo de hoy.

?Hay mucho parecido entre la Esquerra de 2005 y la de la insurrecci?n del 34 como fuerza radical, subversiva y no leal con la estructura constitucional de Espa?a. ?ste es un partido que no ha cambiado. Converg?ncia i Uni? es el heredero de la Lliga, el catalanismo moderado, que est? dispuesto a cooperar y a estabilizar el Gobierno de Espa?a, como ha hecho con Felipe Gonz?lez y Aznar. Es el mismo papel que jug? Camb? con la Monarqu?a y durante la Rep?blica.

?Qu? est? pasando en Espa?a?

?Hay un Gobierno nuevo que tiene muchas ilusiones. Pero su af?n negociador con ETA genera mucha confusi?n y al final una pol?tica m?s d?bil con el terrorismo. Eso est? posibilitando la resurrecci?n de una ETA m?s fuerte.

??No es muy grave hacerlo?

?Darle la mano a ETA para que se rehaga y un espacio pol?tico a trav?s de ese nuevo grupo disfrazado [el Partido Comunista de las Tierras Vascas], cuando el Gobierno anterior hab?a conseguido la mejor situaci?n para controlar y dominar a los terroristas policial y judicialmente, es esencialmente y sin exagerar mucho casi una traici?n.

??No se puede cerrar el ciclo con los nacionalistas?

?El Gobierno socialista tambi?n tiene la ilusi?n de hacer un Estado de las Autonom?as diferente, que pueda satisfacer sobre todo a los vasquistas y catalanistas radicales, pero esto s?lo se puede hacer a costa de desestructurar Espa?a, haci?ndola m?s d?bil, menos equilibrada y m?s asim?trica. Y si cree que lo podr? resolver con un Estado federal, vasquistas y catalanistas no lo aceptar?n, pues siempre querr?n tener una situaci?n especial. El ciclo se podr? cerrar si se cede permanentemente a sus pretensiones, pero entonces eso ser? el fin de Espa?a. El nacionalismo radical es la b?squeda constante del poder y por m?s poder. Si se concede la autodeterminaci?n, se pedir? la independencia, y si se otorga la independencia, se insistir? en el imperialismo, en la incorporaci?n de Navarra, Rioja, parte de Cantabria, el norte de Burgos y las provincias vascas francesas. No hay forma de satisfacer esto. Siempre estar? buscando m?s.

??Se puede tener esa posici?n de equilibrio con partidos cuya estrategia y objetivos son muy diferentes a los del gobierno de Espa?a?

?Es una contradicci?n en sus propios t?rminos, una propuesta oximor?nica. ?Qu? tipo de alianza firme se puede tener con partidos que desean la segregaci?n, la independencia, la secesi?n? Es una f?rmula para crear m?s inestabilidad en el futuro, aunque a corto plazo le ayude a conformar mayor?as de izquierda. Ya se est? viendo en Catalu?a, donde Zapatero tiene la mano un poco forzada.

??Es suicida la pol?tica de romper con el PP y echarse en manos de los nacionalistas?

?Espa?a se ha mantenido con bastante unidad durante la democracia, pero la nueva pol?tica socialista no ser? para resucitar la guerra civil, porque las condiciones son totalmente diferentes, a pesar del lenguaje, pero s? para dividir el pa?s al echarse en manos de los grupos m?s extremistas, destructivos, de los que no van a contribuir a la estabilidad y prosperidad de Espa?a.

Imagen

??Por qu? se quiere hacer una revisi?n de la transici?n reabriendo el debate de la confrontaci?n?

?Es un intento de ensanchar el poder de los socialistas. Eliminar la estatua de Franco manteniendo las de Largo Caballero y Prieto significa mantener a los que promovieron la guerra civil, porque ellos siguieron una pol?tica de guerra civil en los meses anteriores que provoc? la guerra misma. Con ese talante se mantiene un esp?ritu de divisi?n que, aunque no se va a provocar una guerra civil nueva, quiere recrear de nuevo el esp?ritu de la guerra civil, pese a que oficialmente ?sa no sea la intenci?n, pero s? que ser? su resultado. Una especie de ajuste de cuentas ya que no se pudo llevar a cabo en la transici?n, porque la izquierda particip? como un elemento, pero en momento alguno fue el dominante. Y el esp?ritu de revancha no estuvo en los gobiernos de Felipe Gonz?lez, que siempre tuvo el deseo de conseguir el progreso, busc? la prosperidad y la unidad de Espa?a.
Publicado por man1968 @ 10:09
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios