Martes, 28 de marzo de 2006
Por J. Manuel Areces

Imagen

Este domingo nos hemos podido desayunar con nuevas perlas filos?fico-demag?gicas por parte del Presidente del gobierno. Seg?n ha declarado en una entrevista realizada por el diario oficial El Pa?s, ante la posibilidad de atentados durante el proceso negociador con ETA, el presidente asegura que: ?Hemos manifestado que el proceso ser? largo, duro y dif?cil. Como todo el mundo puede comprender, estamos hablando de 40 a?os de violencia, de muchas personas implicadas en la violencia, y aunque mi deseo es que no haya ning?n accidente, nadie puede descartarlo".

Imagen

Parece ser que ahora los atentados el chantaje y la extorsi?n son meros ?accidentes?. El lenguaje para este proceso p?blico se est? definiendo, y me refiero a proceso p?blico porque hasta ahora hemos tenido un proceso negociador clandestino de cuatro a?os. A lo largo de estos meses hasta el verano continuar? desarroll?ndose la hoja de ruta pactada entre Zapatero y ETA, hoja de ruta que venimos denunciando en estas p?ginas desde hace ya largo tiempo. Los continuos avisos de una tregua, el permanente discurso de que ETA llevaba dos a?os sin matar, el acceso al parlamento de Vitoria del PCTV, los gui?os constantes a Otegui, las depuraciones de Fungairi?o y D?ez, son todas escenas de un gui?n escrito hace ya tiempo. Las escenas que veremos ahora se corresponden con el acto final de esta macabra obra, e ir?n envueltas en el edulcorado lenguaje de la paz y la felicidad para el pueblo; con t?rminos demag?gicos como accidente para definir un atentado, pueblo vasco cuando se debe hablar de pueblo espa?ol, demandas de los vascos en lugar de chantaje separatista, y si no me creen, al tiempo.

Imagen

Lo m?s vergonzante es la manifestaci?n clara y contundente de la insensibilidad total de este personaje macabro que rige los destinos de nuestra naci?n respecto a las victimas del terrorismo. Cuando este s?bado define los atentados como accidentes ha traspasado una norma ?tica, no escrita, respecto al trato a las victimas. Estas declaraciones aclaran sobremanera hechos como la designaci?n en el pasado de un comisario pol?tico para separar a las victimas, cosa que jam?s se vio en este pa?s. Las manifestaciones de desprecio gubernamental constante ante la salida a la calle de cientos de miles de espa?oles para denunciar la pol?tica antiterrorista, se aclaran con lo que hoy vivimos.

Imagen

Nada es casualidad, todo tiene su origen y el de este pacto Zapatero-ETA ya no tiene disculpa posible. Si un atentado, o una asesinato son accidentes, debo deducir que a su abuelo no lo mataron en la guerra, sino que sufri? un accidente. Debemos a?adir asimismo que tenemos un presidente por accidente, gracias a la masacre del 11M. Presidente que, por cierto, lidera un gobierno que no iba a mentir jam?s a los espa?oles, ?se acuerdan ustedes de eso?. Nunca hemos negociado con ETA, bueno pues; lo de Suecia, Suiza y Francia, no eran negociaciones, eran contactos, muy bien, ya declaraba Otegui en su libro que llevaba negociando con el PSOE desde antes de las elecciones generales, y parece que le han dado la raz?n.

Dos encuestas se?alan hoy que m?s del 60% de los espa?oles duda de las intenciones de ETA, el 80% pide la presencia del PP en este proceso, y el 75% deja claro a Zapatero que solo se negociar? la rendici?n y entrega de armas. El problema es que este presidente solo lee las encuestas de Pepi?o Blanco o de El Pa?s, y ya ha demostrado que a la calle no la hace ni caso. Zapatero tiene una hoja de ruta, unos pactos, y ya ha demostrado sobradamente que no se desviar? ni un mil?metro de dicho camino.

Imagen

No puedo, no debo olvidar, no tego derecho a olvidar. Como cristiano, como democrata, como liberal, puedo aceptar muchas cosas. Pero no debo olvidar. Los muertos no hablan, nosotros hemos sido su voz estos a?os.

Imagen

No puedo olvidar escenas de mi vida, no puedo olvidar.
No olvidar? el atentado en la direcci?n general de la guardia civil, aquel muchacho de la garita, cuyas piernas quedaron entre el amasijo de hierros. No puedo olvidar la ni?a que muri? tambien aquel d?a por que el coche de sus padres pasaba por aquella esquina. No olvidare el llanto de los guardias civiles aquel d?a, los cristales por el suelo, la sangre seca en las paredes y el eco apagado de la explosi?n. No puedo olvidar, los muertos no hablan, pero nosotros seremos su voz, esa fu? nuestra promesa.

Imagen

No puedo olvidar aquel largo d?a que marchamos por las calles de Madrid; pidiendo la libertad para Miguel Angel Blanco, no puedo olvidar. Horas andando por las calles, sin descanso. Horas de vigilia, de velas blancas por una vida j?ven; todos con un deseo que se vi? frustrado por una disparo cobarde. No puedo olvidar, que miles, llorando de rabia, con el coraz?n hecho a?icos no nos disolvimos tras el asesinato. Era la madrugada y segu?amos en la calle, no pod?amos creer, quer?amos luchar, necesit?bamos denunciar, gritar; revelarnos contra nuestra impotencia. Seguimos recorriendo Madrid con velas, ojos humedos y gargantas secas y roncas de pedir libertad y vida a gritos, de decir ?BASTA YA!. Noche negra de banderas blancas por la paz; desafiando a ETA, ofreciendo nuestra nuca desnuda a su punter?a cobarde. No puedo olvidar.

No, no puedo olvidar. Los muertos no hablan, pero mientras nos queden fuerzas debemos ganar esta batalla, que es la nuestra; del pueblo espa?ol, no de Zapatero. Solo cabe un final para ETA, la rendici?n; sin condiciones, sin apa?os, sin enjuagues. Zapatero no tiene ninguna legitimidad para hablarnos de paz, nosotros hemos sangrado, hemos luchado por esta democracia, la hemos defendido. Zapatero no puede ni debe actuar en este asunto sin nuestro permiso, no en mi nombre; porque los muertos no hablan, pero los espa?oles no olvidamos.
Publicado por man1968 @ 9:30
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios