Martes, 18 de octubre de 2005
Reproducido por su inter?s de Libertad Digital.

? Si Solbes propone para el mercado laboral mayor liberalizaci?n, su compa?era de gabinete propone para el mercado de la vivienda el m?s burdo intervencionismo ?

Durante su participaci?n en el Foro de Cinco D?as, el vicepresidente de gobierno y ministro de Econom?a, Pedro Solbes, ha reconocido su "preocupaci?n" por la alta tasa de inflaci?n en Espa?a, actualmente en el 3,7 por ciento interanual, y la "insuficiente flexibilidad y competitividad" de nuestros mercados.

Con este t?mido reconocimiento de las cosas que no marchan bien, el ministro de Econom?a ha puesto, al menos, una dosis de realismo en el, por lo dem?s, id?lico panorama econ?mico que nos ha dibujado del presente y del futuro inmediato de nuestra econom?a. Si hay que destacar, al menos, este sentido de la responsabilidad de Solbes, que tanto contraste ofrece con tantos compa?eros de gabinete ?empezando, por el que lo preside?, no menos rese?able es su propuesta de abaratar el despido. As? Solbes, se ha mostrado partidario de aplicar "al m?ximo" los contratos de trabajo con despido improcedente de 33 d?as por a?o trabajado, introducidos en la reforma laboral de 1997 para fomentar el empleo estable, asegurando que este tipo de contratos son "positivos".

El ministro respond?a de esta manera, al ser preguntado sobre si el Gobierno es partidario de generalizar este tipo de contrato, actualmente s?lo espec?fico para la contrataci?n de ciertos colectivos, al conjunto de los contratos indefinidos ordinarios que actualmente disfrutan de un despido improcedente de 45 d?as por a?o.

Esta es, sin embargo, la cuesti?n que no ha quedado clara; que no sabemos si esta propuesta, que vendr?a a profundizar en una reforma laboral a la que en otro tiempo se opuso el PSOE, es una propuesta de Solbes, a t?tulo particular y como economista, o por el contrario, se trata de un anuncio de lo que se dispone a hacer el Gobierno.

Solbes podr? ser consciente del problema y podr? tener en mente medidas para paliarlo, pero el hecho es que est? supeditado a lo que diga Zapatero. Y si por algo se caracteriza este presidente de Gobierno, es por su pasividad a la hora de solucionar problemas, cuando no se dedica a generarlos. Respecto a la reforma laboral, y con la excusa del "di?logo social", ZP ha renunciado, simplemente, a gobernar, sin ni siquiera liderar o impulsar alg?n acuerdo entre patronal y sindicatos, que, a su vez, esperan infructuosamente, desde hace meses, a que el presidente del gobierno tome cartas en el asunto.

Quien s? parece que tiene el visto bueno de ZP para llevar a cabo sus propuestas, por disparatadas que sean, es la ministra de Vivienda, la sin par Mar?a Antonia Trujillo.

La ministra ha vuelto este lunes a la palestra a vender las bondades de ese costos?simo engendro que se denomina la Sociedad P?blica de Alquiler (SPA). Si Solbes propone para el mercado laboral mayor liberalizaci?n, su compa?era de gabinete propone para el mercado de la vivienda el m?s burdo intervencionismo. No otra cosa es eso de que una sociedad estatal se dedique a las labores propias de una inmobiliaria. Con ella ?es decir, con el dinero de los contribuyentes?, Trujillo pretende garantizar la renta a los propietarios que incluyan su vivienda en la Sociedad, "est? o no alquilada".

Al margen de los chanchullos que se pueden generar con acuerdos ficticios, por principio es un costos?simo disparate que el Estado cargue con las responsabilidades que, como pagar el alquiler o dejar la vivienda en buen estado, corresponde al inquilino.

Lo que el Estado debe ofrecer ?y no hace? es libertad a los propietarios y a los inquilinos para llegar a los acuerdos que estimen oportunos y, luego, la seguridad jur?dica de que los contratos ser?n respetados. Lo que disuade a muchos propietarios a la hora de no sacarle una renta a sus viviendas desocupadas ?al margen de la rigidez impuesta a los contratos? es la impotencia en la que se encuentran cuando los inquilinos no cumplen lo acordado. Lo que el Estado debe garantizarles es una eficiente y r?pida administraci?n de justicia que dirima los litigios, no hacer que el contribuyente asuma unas cargas que no le corresponden.

En cualquier caso, sirva este nuevo disparate de Trujillo para hacerse una idea de ese c?mulo de insensateces y de incompetencias con las que tiene que lidiar Solbes en un equipo de Gobierno presidido por Jos? Luis Rodr?guez Zapatero.
Publicado por man1968 @ 20:20
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios